Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Busca tu habitación

  • Buscar

Rellena con tus datos para continuar

+

02-03-2018

Las primeras mujeres universitarias

El próximo jueves tendrá lugar el día internacional de la mujer, que sin duda llenará las calles de muchas ciudades de todo el mundo con miles de personas celebrando los logros conseguidos y reivindicando lo que está por mejorar.

Un 60% de los estudiantes internacionales alojados en nuestros pisos para estudiantes son mujeres. Mujeres estudiantes de máster, postgrados y carreras universitarias llenan las aulas y los alojamientos para estudiantes.

Y aunque ahora veas como lo más normal que hombres y mujeres estudien en la universidad, sin duda, la incorporación de la mujer a la educación superior, fue uno de los avances que marcó un antes y un después en esta carrera de fondo. ¿te imaginas poder matricularte en la universidad pero que no te permitan ir a clase? ¿O conseguir el título de medicina pero que no te dejen ejercer de médico? Esto que ahora suena increíble es lo que las primeras mujeres universitarias tuvieron que vivir.

Desde Barcelona Student Housing queremos hacer nuestra aportación a este día tan especial, recordando a estas primeras mujeres universitarias de Barcelona: María Elena Maseras, Dolores Aleu i Riera y Martina Castells y Ballespí.

La primera mujer que consiguió matricularse en la universidad fue María Elena Maseras, en 1872. Se matriculó en la facultad de medicina de la Universidad de Barcelona. Eso sí, gracias a un permiso especial del rey, que le permitía estudiar la carrera pero no acudir a las clases. Por suerte, tres años después, un catedrático de esta universidad, el Dr. Carbó, hizo que Elena fuera oficialmente admitida con pleno derecho para acudir a clase. Pero una vez terminó sus estudios, el título que consiguió con su esfuerzo, no le permitía ejercer la profesión de Licenciado en Medicina. Tras años de lucha, en 1882 María Elena Maseras consiguió que la facultaran para ejercer, aunque nunca llegó a hacer ejercicio de la profesión y se dedicó a la enseñanza

La que si que llegó a ejercer como médico fue Dolors Aleu i Riera. Además fue la segunda en alcanzar el título de doctora. Su tesis doctoral se tituló De la Necesidad de encaminar por una nueva senda la educación higiénico-moral de la mujer (1883). Se especializó en Ginecología y Pediatría.

Tuvo su propia consulta en Barcelona durante 25 años. También fue autora de textos orientados a mejorar la calidad de vida de las mujeres, especialmente en el ámbito de la maternidad, como Consejos a una madre sobre el régimen, limpieza, vestidos, sueño, ejercicio y entretenimiento de Los niños.

Martina Castells y Ballespí  una vez licenciada, fue la segunda mujer en alcanzar el doctorado, el 4 de octubre de 1882, cuatro días antes que Dolors Aleu. Nieta e hija de médicos, también necesito de un “padrino” para que le concedieran el derecho a licenciarse, en este caso fue José Letamendi. Se especializó en Pediatría y se trasladó a Reus, donde trabajó en el Hospital Militar y el Instituto Pere Mata.